Hay que tener en cuenta unas normas de seguridad y precauciones antes de la aplicación de los aceites esenciales.

Los aceites esenciales se deben utilizar en pequeñas dosis dadas su gran concentración.

Conservar los frascos en lugar fresco y protegido de la luz Los aceites esenciales son inflamables. Se deben conservar en un lugar seguro. Si usted sigue algún tratamiento debe informar siempre a su médico de la utilización de complementos. Los aceites esenciales nunca deben usarse en estado puro en el baño o el jacuzzi.

Las mujeres embarazadas NO deben utilizar los siguientes aceites: albahaca, ciprés, hisopo, mejorana, pirola, toronjil, salvia y tomillo. Y evitar la aromaterapia durante los tres primeros meses en un embarazo normal y después bajo la supervisión de un experto y nunca en los embarazos que presenten complicaciones.
Durante la lactancia no se recomienda el uso de los aceites ya que pueden afectar al bebé a través de la leche materna.

No utilizar con los niños los siguientes aceites: tomillo, eucalipto, salvia, anís. La aplicación en los niños se recomienda que sea siempre diluida, y utilizar los aceites más delicados como benjuí, lavanda, manzanilla, palisandro, rosa, entre otras.
Mantenga los aceites esenciales fuera del alcance de los niños.

Nunca ingiera aceites esenciales sin la supervisión de un experto.
Evitar el contacto con los ojos y con las mucosas. En caso de contacto accidental, enjuagar la parte afectada con abundante agua.

aceites-esenciales-precauciones

Antes de aplicar un aceite por primera vez hay que hacer una pequeña prueba en la piel para comprobar si se tolera. Sobre todo en caso de personas con la piel sensible o con alergias. Para ello se aplicará sobre la parte delantera de la muñeca una pequeña dosis del aceite diluido durante 24 horas. En caso de irritación no utilizar el aceite. No hace falta en el caso de la lavanda, el espliego y el árbol del té.

Algunos aceites esenciales son fototóxicos, por lo que pueden producir manchas o irritar la piel si después de su aplicación se expone al sol (por ejemplo: limón, lima, bergamota, melisa, petit grain, naranja y mandarina).

El aceite esencial de salvia (Salvia officinalis) es una ‘toxina oral’, no se debe utilizar durante el embarazo, ni en casos de epilepsia o tensión arterial alta. En caso de epilepsia evitar: romero, salvia y tomillo.

Algunos aceites esenciales como: Alcanfor, anís, anís estrellado, ajenjo, boldo, cedro, virginia, cedro texas, cedro Chino, eneldo, hierba buena, hinojo, laurel, menta pulegium, ruda, salvia oficinalis, enebro, incienso, romero, eucalipto; presentan riesgo de toxicidad si se utilizan en cantidades elevadas. Eso es entre 10-20 ml de esencia (un mililitro equivale a 20 gotas).
En caso de duda consultar a un aromaterapeuta.

top