Cómo elegir un aceite esencial

Es muy importante a la hora de usar la aromaterapia usar aceites esenciales 100% puros, 100% naturales y sin mezclas ni manipulaciones para evitar efectos secundarios.

Lo mejor es usar siempre aceites esenciales quimiotipados, ya que de esa forma conocemos las moléculas aromáticas del aceite esencial, porque un quimiotipo (QT) es una clasificación química, biológica y botánica de un aceite esencial que permite conocer la presencia de las moléculas que lo componen.

Sabiendo dichas moléculas aromáticas podemos saber las propiedades del aceite.

Los aceites esenciales deben llevar una etiqueta que indique su nombre botánico en latín, que se ha obtenido mediante destilación en corriente de vapor de agua y mencionar la parte de la planta destilada.

Debe indicar el número de lote y la fecha de caducidad.

Además la botella debe ser opaca y llevar dosificador


 

Los aceites esenciales y las emociones

 

  • Ansiedad: azahar

Azahar o neroli (citrus aurantium)  se extrae de las flores blancas de azahar del naranjo amargo, es una de las esencias florales más finas y combina bien con bergamota, lavanda, limón, sándalo, jazmín y rosa.

Es un aceite esencial sedante y antidepresivo muy eficaz.

Se puede usar para tratar el insomnio, estados de ansiedad y depresión porque calma y apacigua la mente.

Si te alteras enseguida y te suben las palpitaciones por miedo, ansiedad, estados de pánico este aceite esencial es una opción muy buena.

Para la ansiedad también se puede usar rosa, espliego y bergamota.

  • Melancolía: bergamota

Bergamota (Citrus bergamia) se extrae por presión de la corteza de la fruta.

Combina con casi todas las esencias y especialmente con jazmín, ciprés y azahar. Hay que emplearlo máximo con una concentración del 1%.

Es útil para estados nerviosos y de ansiedad.

Para la melancolía también se puede usar espliego, azahar, menta piperita y rosa.

  • Impaciencia: manzanilla

Manzanilla romana (Anthemis nobilis) se extrae por destilación de las flores, se conoce también como camomila, casa bien con la rosa, geranio y lavanda.

Recomendada para desasosiego irritabilidad nerviosa o impaciencia.

Para la impaciencia también puedes usar espliego y azahar.

  • Indecisión: menta piperita

Menta (mentha piperita) se extrae de la planta por destilación.

Es eficaz en trastornos nerviosos como histeria, palpitaciones, temblores y parálisis. Fortalece y tranquiliza los nervios.

Ayuda a la concentración.

Para la indecisión también puedes usar incienso.

  • Celos: Rosa

Rosa (Rosa damascena) se extrae de las flores.

Tiene una acción calmante de los nervios.

Para los celos también puedes usar bergamota y azahar.

 

Se puede usar la difusión para tratar el tema de las emociones.

Y como se puede ver no hay un sólo aceite esencial para una emoción, se puede utilizar sólo un aceite y también la combinación de varios en función del estado general de la persona.

Si por ejemplo estás triste y nervioso puedes usar en difusión azahar, bergamota y lavanda.

Hay que preparar mezclas que nos resulten agradables y para eso mejor hacer pequeñas pruebas mezclando primero una gota de cada aceite y si el resultado es de nuestro agrado ya se puede echar en el difusor más cantidad.

En el caso de la rosa es mejor la aplicación cutánea junto con un aceite vegetal.

Para mí es una de las mejores aplicaciones de la aromaterapia ya que cuando estamos en un estado emocional como la ansiedad los aceites consiguen que gradualmente volvamos al estado de equilibrio de forma natural.

Y utilizado de forma correcta no hay efectos secundarios ni se crean adicciones como pasa con algunos medicamentos.


 

top