Saco térmico de lavanda

En esta ocasión te voy a enseñar cómo preparar un saco térmico de lavanda con ingredientes fáciles de encontrar y totalmente naturales.

Este saco térmico en realidad es un regalo que he preparado para mi madre porque lo está pasando un poco mal con el brazo izquierdo por culpa de un dolor muscular.

Le han recomendado que ponga frío en el brazo para tratar el dolor y pensé que este saco le podría ayudar.

Y como lleva lavanda también le ayudará a relajarse.

saco microondas

Cómo usar el saco térmico de lavanda

Lo que más me gusta de este saco es que si necesitas frío lo guardas un tiempo en el congelador y cuando lo necesitas lo aplicas sobre la zona y listo.

Para guardarlo en el congelador te recomiendo que uses una bolsa de plástico que la puedes dejar siempre dentro del congelador.

Saco microondas: si necesitas calor lo calientas en el microondas y luego lo aplicas en la zona y listo.

Puedes calentarlo la primera vez 1 minuto e ir añadiendo tiempo hasta encontrar la temperatura deseada.

Ya que dependerá del tamaño y de la potencia del microondas el tiempo necesario para calentarlo sin que llegue a quemar ni se estropee.

De normal yo lo pongo menos de 2 minutos.

Antes de usarlo asegúrate de que no se ha calentado demasiado.

 

Preparación del saco de lavanda

Para preparar este tipo de sacos térmicos puedes usar varios granos o semillas como mijo, lino o arroz.

En este caso yo he usado granos de trigo con flores secas de lavanda.

Las flores de lavanda y el lino lo puedes encontrar en Cosmética Natural Casera Shop

Se rellena una bolsa de tela de algodón y se cierra con hilo (no se puede usar una bolsa con cremallera por el tema del microondas).

Si tienes un trozo de tela lo puedes reutilizar preparando tu propia bolsa cosiendo primero 3 lados, la rellenas y coses lo que queda para cerrar el saco térmico.

Para mi saco he usado una segunda bolsa de lunares para guardar la que contiene el trigo y la lavanda.

Así se puede lavar siempre que quiera y el saco no se mancha.

Y también queda más bonito (entre tú y yo lo de coser ahora mismo no es mi fuerte aunque me encantaría, así que decidí usar una bolsa ya hecha).

Tanto a la hora de poner el saco en el microondas como en el congelador la bolsa de lunares se retira y se coloca antes de usar el saco.

Gracias por leer el blog!

P.D. va genial para dormir en invierno, ya que calienta la cama y la lavanda ayuda a relajarse.

¡Me gustaría saber tu opinión!

¿Has probado antes un saco térmico de lavanda? ¿Te resulta práctico?

¡Nos vemos en los comentarios!

¿Me ayudas a difundir la cosmética natural casera compartiendo esta receta?

Por María Carrasco – Autora de Cómo hacer perfumes y ambientadores naturales ebook para aprender a elaborar perfume, colonia y ambientador usando aceites esenciales e ingredientes de cosmética natural.

 

 

Deja un comentario

Your email address will not be published.

top