fbpx

Aceite de rosa mosqueta

El nombre científico de la rosa mosqueta es Rosa aff rubiginosa, originaria de Patagonia.

Es un arbusto de ramas delgadas con flores blancas y rosas, cuando se caen los pétalos queda el fruto que es de tonalidades rojizas y con forma ovalada.

aceite rosa mosqueta

Contiene un 70% de semillas de las que se extrae el aceite de rosa mosqueta.
Es una de las plantas más estudiadas últimamente por ser un excelente regenerador dérmico.
Pertenece a la familia de las rosáceas, las especies con aplicaciones en dermatología son rosa mosqueta, rosa silvestre, rosa canina y rosa coral.


Para la obtención del aceite de rosa mosqueta primero se realiza un pretratamiento de la semilla, con una recolección manual, luego se preseca el fruto y por último se seca.

La deshidratación se realiza en el horno, controlando la temperatura para que no pierda sus propiedades.

Después se muele y selecciona, se separa el fruto de la semilla. La extracción del aceite se realiza por prensado mecánico en frío y por ultimo se refina.


Aplicaciones del aceite de rosa mosqueta


Previene y elimina las arrugas, manchas, estrías y cicatrices (recuperación de los tejidos después de operaciones quirúrgicas) 

Regenera y nutre la piel.

Previene y corrige el fotoenvejecimiento.

Disimula la hiperpigmentación de las cicatrices.

Retarda la aparición de las líneas de envejecimiento prematuro. 

Mejora la sintomatología de las enfermedades cutáneas como la psoriasis, hiperqueratosis…

Para las mujeres embarazadas el aceite de rosa mosqueta es un gran aliado para prevenir las estrías o mejorar su aspecto, se aplica en el abdomen, y pecho mediante masajes suaves.
Hoy en día cada vez son más las cremas faciales que contiene rosa mosqueta, aún así es posible su uso añadiendo 2 ó 3 gotas en una crema que no lleva para enriquecerla.

Para realizar un tratamiento facial para las marcas o cicatrices se recomienda primero una limpieza facial para dejar la piel preparada.

Después aplicar un par de gotas de aceite de rosa mosqueta mediante un suave masaje hasta su completa absorción de 1 a 2 veces al día.
Su uso es aconsejado en todas las edades y para todas las pieles excepto las grasas o con acné.
El aceite de rosa mosqueta no tiene olor y se absorbe rápidamente.

La cáscara de las semillas contiene vitamina C.

Sus efectos no se limitan a la capa más externa de la piel, también estimula las células de las capas interiores, que son las responsables de producir colágeno y elastina para aportar firmeza y elasticidad. 

Sin duda la rosa mosqueta es una gran ayuda para el cuidado de la piel.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

top